A los que nadie escucha cuenta cómo los hombres y mujeres surgidos de la pobreza más extrema pueden transformar nuestras sociedades y ayudar a construir un mundo más justo. En Dakar, los jóvenes de un barrio muy pobre se movilizan para transformar una catástrofe ecológica en una oportunidad para recrear aquello que nos une. En Nueva York, una chica interpela a la ONU sobre la situación de los jóvenes más desfavorecidos del mundo. En Francia, gente que vive en la más absoluta pobreza se compromete con sus barrios para movilizar a los ciudadanos…

¿Quienes son estas personas? ¿Cómo pueden participar en las reflexiones y las decisiones que construyen el mundo del mañana?

Todavía está por lograr que se tenga en cuenta su palabra en los debates públicos. Generalmente, en muchos países, las personas que conocen la mayor pobreza son consideradas inútiles, incluso peligrosas. En el mejor de los casos, son toleradas, en el peor, rechazadas y apartadas lo más lejos posible. Y sin embargo, por todas partes cada vez más los ciudadanos y las asociaciones se asocian con ellos.

EJEMPLOS DE ÉXITO. Comprometido con las comunidades muy desfavorecidas a través del mundo desde hace varias décadas, el Movimiento Internacional ATD Cuarto Mundo lucha para que el saber y la experiencia de los más pobres sean reconocidos. Desde entonces, en Francia, en Bélgica, en la Unión Europea, han sido tomadas importantes decisiones políticas en colaboración con personas provenientes de la extrema pobreza. Igualmente, en Guatemala, se han realizado progresos significativos sobre la escuela a partir de una consulta con familias que diariamente trabajan por el éxito de sus hijos… En Francia, una experiencia local de colaboración entre personas de diferentes orígenes sociales ha creado verdaderas oportunidades de elección, un verdadero ejemplo de democracia. En todo el mundo, los Objetivos del Milenio de las Naciones Unidas – entre ellos, la educación y la salud – son evaluados directamente por aquellos para quienes se definen los objetivos.

Para responder a los desafíos de nuestro tiempo en el campo de la justicia social, del cambio climático, de la violencia que padecen muchos pueblos es necesario abordarlo de una manera nueva. ¿Cómo ayudar a nuestras sociedades a transformarse con la ayuda de los más pobres? ¿Cómo encontrar formas de democracia más participativa, donde cada uno tenga su lugar?

UN NUEVO MODO DE GOBIERNO, UNA DEMOCRACIA MÁS FUERTE Y AUTÉNTICA.

Se habla de democracia participativa, de ciudadanía reforzada, de respeto de los derechos de todos… A día de hoy, el grado de democracia efectiva de un país se mide, entre otras cosas, por las posibilidades ofrecidas A TODOS de acceder a los lugares de participación (asociaciones, sindicatos, partidos…), de expresarse y de ser comprendidos. Pero no basta con ofrecer posibilidades, hay que ir igualmente a la búsqueda de las personas alejadas de estos lugares de participación, con el objetivo de permitirles contribuir realmente mediante su experiencia de vida y sus pensamientos.

OIR LO QUE NO SE OYE

La participación es un derecho y una oportunidad para los más pobres. Su participación es también una oportunidad para la sociedad en su conjunto, ya que nos abre a nuevas formas de trabajar por la erradicación de la miseria.

Para ir más allá, el periódico Feuille de Route (Hoja de Ruta) propone un dosier especial que retoma este tema, así como el testimonio del equipo que realizó este documental web.

A los que nadie escuchaUna colección de video-reportajes producida por el Movimiento Internacional ATD Cuarto Mundo

Agrupados en diversas temáticas, colgados en internet desde el 2012, los reportajes disponibles a día de hoy son

Actores de cambio

Los que abren las puertas...

Intercambio de saberes

De su barrio a las Naciones Unidas

Día Mundial del Rechazo a la Miseria

De una vida de exclusión al compromiso

Objetivos de Desarrollo del Milenio

¿Quién representa a los más pobres?

Los desafíos de la sociedad