Intercambio de saberes

Cada persona posee saberes, experiencia y la capacidad de comprender su propia vida. Intercambiar los saberes de todos y cada uno, nos permite construir una sociedad donde podamos vivir juntos sin excluir a nadie. La participación de los más pobres como actores de pleno derecho, la confrontación de sus saberes y la comprensión de lo que cada uno vive, son el punto de partida para alcanzar mayor justicia en el mundo.